viernes, 23 de agosto de 2013

Comentando "Tras la senda helicoidal" de Alberto Senda (Quien desee dejar otra opinión sobre esta obra que lo haga en "comentarios")

Tras la senda helicoidal “Tras la senda helicoidal” respira por todos sus poros trabajo y más trabajo, tanto de documentación, corrección e imaginación. Es un libro con una idea muy clara desde el principio, en el que se aprovecha el viaje de cuatro jóvenes para hacer una crítica de la sociedad en la que vivimos y se introducen conceptos filosóficos realmente interesantes.

El estilo de escritura de Alberto es absolutamente impecable, si bien conviene advertir al lector que no es libro para todos los públicos, en el sentido de no ser una lectura ligera ni simple. Y esto no es ninguna crítica, sino más bien todo lo contrario. Si se está dispuesto a aceptar el reto de dedicarle tiempo y esfuerzo, de por seguro que será un libro que no dejará indiferente a quien se sumerja en su historia. Si lo que se busca es pasar el rato sin pensar demasiado, no es éste el libro que se debe leer.

 A destacar: su magnífica escritura y una historia sólida y llena de sentido.
 A mejorar: Quizás una estructura más comercial si quisiera ser un superventas, algo a lo que el autor no aspira por otro lado :).

Quien guste podrá adquirir el libro aquí

15 comentarios:

  1. Je,je,je. Javier. En "a mejorar" te has olvidado de todos mis excesos: mis excesivas pretensiones, mis excesivos monólogos, mis excesivos onanismos mentales...

    ResponderEliminar
  2. No resisto que digas que te falta!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    me molesta, porque si algo le pasa a tu libro es que le sobra.................
    caminar ese camino de la senda, es algo maravilloso, y coincido contigo ahora en que no te pareces a Vida!!!!!!!!!!

    El, es especial... o a lo mejor te gusta molestar?

    Y coincido con JAvier, es uns libro para pensar... para dejarte un sabor de interrogante... de caminante...

    MEJORAR: No es justo que no le mandes energía positiva a algo escrito con tanto valor y profundida, hoy en día, existe el mercado, la publicidad, y es necesario!, no hay de otra!, no hay de otra!, sobre todo, si lo que se ha escrito, vale la pena!!!!!, si yo hubiera escrito un libro como este, fuera mi perla, mi diamante, y no me importaría que valor le puedan dar, estaría convencida de su grandiosidad!!!!!!!!!

    Y lo gritaría sin cesar...........

    ResponderEliminar
  3. El libro que nos ocupa es una rareza en el panorama actual, y por lo tanto es también un libro original, por varias razones. Se trata de una narración en la que se da una mezcla de géneros: novela filosófica, drama intimista, novela psicológica, y algún otro género hacia el que evoluciona sorprendentemente en el último tercio de la trama. Es un libro que exige una lectura activa y con una trama respecto a la que hay que estar muy atento, lo cual sí me parece que es bastante atípico en la actualidad. Y sobre todo está lo que para mí es el tema principal del libro (aunque para cualquier otra persona bien podría ser otro tema distinto): la necesaria vuelta a la naturaleza (no al bosque o a la jungla, sino a la NATURALEZA, en el sentido de instintos, actitudes, valores, sensaciones, conductas...) por parte del urbano hombre moderno; lo cual es ciertamente original en los tiempos que corren.
    En algunas partes de diálogos la narración adolece de cierta estaticidad con diálogos un poco extensos, pero esto se contrarresta con el dinamismo que poseen algunos pasajes en los que se dan situaciones muy logradas descriptivamente.
    Es un libro que mientras se va leyendo nos va exponiendo conceptos y circunstancias sobre las que reflexionar, y más aún cuando ya se haya acabado la lectura del mismo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por el comentario, amigo anónimo. Creo que has entendido muy bien el libro y cuál es su mensaje principal. En él, como bien dices, se dan todos los géneros que citas, y sí, desde el principio, el libro fue ideado para una lectura activa y exigente; lo cual es un arma de doble filo, porque si el escritor se muestra exigente, seguramente se vaya a topar con lectores que también lo vayan a ser, y de esta forma podréis descubrir con relativa facilidad los defectos del libro, como son, efectivamente, algunos diálogos demasiado extensos, que en ocasiones dilatan el ritmo de la novela.
    Sólo añadir: un millón de gracias por tu interesantísimo comentario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Alberto, ¡no te hagas mala publicidad! Es cierto que es un libro de lectura más exigente que otros, pero esa es su esencia, es lo bueno que tiene, que según avanzas, te invita a reflexionar.

    Además, como ya han dicho, está muy bien escrita, creo que ya te lo comenté, es uno de los grandes puntos a su favor, eso y los personajes, a los que inevitablemente se les coge cariño.

    Así que resumiendo, es una lectura muy recomendable, tanto por su contenido, por como está escrito.

    Un abrazo chicos!!!

    ResponderEliminar
  6. Bueno... dicen que no hay publicidad mala, pero quizá es que quien lo dijo no me conocía a mí, jeje. En serio,detesto todo esto del marketing, y sin duda, me resulta más cómodo y más sensato hablar de los defectos del libro que de sus virtudes, algo que además pega bastante con la novela, pues allí casi nadie sale muy bien parado... Defecto del animal.
    Muchísimas gracias por este comentario y por el que dejaste en Amazon. Y ya sabes, este blog no tiene dueño, o más bien tiene muchos; tanto monta. Así que cuando quieras como en casa...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me pareció una obra muy trabajada y muy bien pensada.
    El principio resultó un poco lento y sobre los diálogos extensos, ya eres consciente de ello. No obstante, el libro te engancha más a cada página que pasas. Llega un punto en el que la historia da un giro completamente inesperado para mí y andaba tan confundida como los personajes.
    Aunque no comparto algunas ideas de estos excéntricos protagonistas, me ha hecho reflexionar sobre otras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te fuera gustando cada vez más, Eva. Y sí, ya sé que mis diálogos son más largos que los de Platón, a quien por cierto quise homenajear con ese tipo de diálogos, pues todo el libro resulta bastante platónico. Lo que ha ocurrido es que yo no soy Platón, jeje.
      Que el lector anduviese tan perdido como los personajes es algo que quise hacer desde el principio, contagiarle esa desorientación, esa sensación de extrañeza: mitad sueño, mitad pesadilla.

      Me parece estupendo que haya ideas que no compartas con los protagonistas. Yo hay unas cuantas que tampoco, aunque también sobre ésas me han hecho reflexionar, jajaja. Y si a ti también te han hecho reflexionar, me siento totalmente satisfecho, pues mi gran objetivo cuando en el lejano 2001 empecé a escribir el libro, era hacer reflexionar al lector. Lo de entretener era secundario, pues soy de los que opinan que en nuestra sociedad ya hay excesivo entretenimiento y hedonismo y muy, muy poca reflexión; pero aun así, a medida que la historia avanza, he procurado darle un mayor dinamismo y novelar más el "mensaje".

      Un abrazo.

      PD. Me pica la curiosidad con qué tipo de ideas no estás de acuerdo, jeje.

      Eliminar
  8. Ay Alberto, no tomé notas para ser exacta. Pero generalizando, los personajes ven que el mundo se esta yendo a la... por culpa de la falsa sociedad en la que vivimos, bueno eso no lo discuto sin embargo, lo ven en blanco y negro y yo pienso que también hay que ver los grises. Son algo radicales y poco tolerantes aunque cuando pasa lo que pasa me pareció que evolucionaron un poco en ese sentido.

    Otra cosa, la existencia de Dios, bueno esto es un eterno debate jeje

    PD. Vida me recordaba a mi sobrino jajaja

    ResponderEliminar
  9. Sí, yo también veo más grises que los "protas". Y ellos mismos, cómo bien dices, poco a poco, sobre todo gracias a los personajes femeninos (definitivamente menos deprimentes que ellos), también. La radicalidad de sus propuestas e incluso su poca tolerancia denota más un "querer y no poder" que otra cosa.

    ¡La existencia de Dios! No eres la primera -ni creo que vayas a ser la última- que me ha dicho esto. Digamos que en el libro se proponen varias ideas acerca de Dios, incluso hay una cierta búsqueda de Él, que convive con otras ideas mucho más ateas. Mi opinión personal está mucho más cerca de la de Aurigio o de la de "la chica del sueño" que de la de Vida, o la de la excéntrica y beata Doña Mercedes, por ejemplo. Más que negar a Dios, lo que pienso es que no se explica gran cosa ni con Él, ni con las propuestas científicas, pues no son más que vagas aproximaciones a una Realidad que distamos mucho de comprender. Por ese motivo creo que como sociedad (¡ojo!, no como individuos) deberíamos emanciparnos de ambas cosas con el fin de encontar algo más satisfactorio. Algo que no deja de ser propio de la adolescencia, edad en la creo que se encuentra ahora mismo nuestra civilización, lo que ahora viene a ser casi lo mismo que la Humanidad entera. En lo que a religiones se refiere, siempre he simpatizado más con el taoísmo o con la visión del mundo animista que con las judeocristianas, pero en todas ellas, cuando no son manipuladas, creo que hay semillas de verdad, y que recogiendo los mejores frutos de todas, se puede crear una especie de panreligión personalizada mucho más satisfactoria que todas ellas por separado.

    PD Creo que tienes que presentarme a tu sobrino, jajaja.

    Un abrazo y disculpa mi divagación.

    ResponderEliminar
  10. Entiendo perfectamente que la radicalidad sea producto de una constante frustración, es por eso que me recordaba a mi sobrino, por cierto que le hablé de tu libro la semana pasada jeje.

    Sobre la existencia de Dios, yo creo de una forma tradicional, aunque discrepo con algunas ideas de la Iglesia, necesita renovarse a mi parecer.
    Toda religión, al fin y al cabo, tiene una misma finalidad. Si descartamos los ritos y las costumbres todas buscan la armonía entre los seres humanos mediante el respeto, la tolerancia, la solidaridad etc. Ahora bien, lo difícil es que la sociedad cumpla con su propia religión. Además, algunas solo recogen lo que les parece cómodo o interpretan de las escrituras lo que les conviene.

    En fin... te dije que era un eterno debate :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. En el panorama literario actual en el que comienza a ser asfixiante la presencia de jóvenes escritores-compositores, eternos opositores de best-sellers, resulta un pequeño éxtasis toparse con la rara presencia de un joven escritor-autor.

    Leer este libro es sobre todo reconciliarse con la esperanza de que siempre quedarán tal vez escritores que conciban la literatura como ese extraño y marginal proyecto en el que a veces se trata de conciliar la obra de arte con el desahogo de una filosofía personal, y que siempre deja el regusto de esa buena literatura que nunca surge del cálculo, sino de un deseo íntimo que posiblemente deseaba desde hace tiempo ser verbalizado.

    ResponderEliminar
  12. Un fuerte abrazo, Ianus. Sabes perfectamente lo que ha supuesto para mí que te haya gustado y que de esa forma nos hayamos encontrado.

    ResponderEliminar
  13. Afrontas la problemática de la narrativa dialogada mediante una de las escasas maneras de hacerlo: de un modo visceral. El tedio de los diálogos queda corregido por el ímpetu de la expresión y la confrontación dialéctica constante. Personalmente, en el único y brevísimo dialogo que introduzco en Sacrificio, el de Kant y Nietzsche, no pude evitar hacer que Nietzsche soltase un taco.
    Ianus también percibió esta problemática, y en "El Gran Carnaval" optó por la solución, no menos drástica, de omitir los diálogos, decantándose por el lirismo de una narración a tiempo pasado. Es verdad que la chica de su novela no queda suficientemente contrastada ¡pero sí retratada!; y es que el autor nos muestra un cuadro pictórico de sus “recuerdos”, es decir, de lo que merece la pena ser recordado y oportunamente significado, y no una historia “con pelos y señales” al repugnante estilo del realismo de los Zola o Balzac.
    Por otra parte, percibo similitudes entre La Senda y Sacrificio en que muchas almas anidan en un mismo personaje y que, dependiendo de cada circunstancia, de cada espacio-tiempo, de cada estado emocional o de cada pensamiento, se es uno u otro. “Eso de un “hombre íntegro” (¿monolítico, monótono?) es un concepto que no acabo de comprender; tal vez se pueda aseverar de una hormiga, pero de un hombre… La eterna aspiración al yo queda en evidencia y perece con la misma facilidad con la que cada nuevo instante sustituye al que le precede. Y aun así persiste el deseo de ser uno mismo, de singularizarse. Esta es una de las mayores tragedias de la vida porque honestamente en el fondo uno sabe que sólo se tiene a sí mismo, uno sólo puede aspirar a ser sí mismo, con sus virtudes y sus defectos y limitaciones. Y aun así y todo ¡cuán difícil es llegar a ser lo que se es! -Por no decir un triste es imposible.

    Conceptualmente también existe similitud: Reflejo del nihilismo decadente y destructivo reinante así como una luz de esperanza al final, a modo de un nuevo renacer.

    El capítulo 15 es particularmente brillante, como brillante es, en mi opinión, el desenlace de la obra- ¡Y sabe Dios qué difíciles son los finales!-: Como la misma Vida humana, que comienza siendo un diminuto embrión para desarrollarse de modo exponencial en cuerpo y espíritu, en base a vivencias con calado de tipo fundamentalmente emocional. ¿Cómo llega a un final la naturaleza humana? ¡No lo hace!, la vejez es, espiritualmente, un retorno a la infancia. Y de ahí al embrión primigenio. Y en el mismo instante de la muerte un nuevo renacer se está produciendo, en otro espacio, en otro tiempo.

    Iosephus Bermudo.

    ResponderEliminar
  14. Unos comentarios excelentes, aunque no sé si merecidos. A Ianus también le gustaron mucho los diálogos, pero a muchos lectores le han resultado algo largos. No sé... a mí creo que finalmente me gustan :)

    ResponderEliminar